Tras 14 años de la masacre, víctimas de Bojayá esperan la garantía de sus derechos y la protección de su territorio

Tras 14 años de la masacre, víctimas de Bojayá esperan la garantía de sus derechos y la protección de su territorio

Bellavista Nuevo, Chocó, 2 mayo de 2016

Desde el 29 de abril hasta el 1 de mayo, el Comité por los Derechos de las Víctimas de Bojayá se reunió en asamblea con aproximadamente 200 personas de los pueblos afrocolombianos e indígenas, en la Iglesia donde ocurrió la masacre de más de 70 personas, el 2 de mayo de 2002.

Durante los últimos tres días, la asamblea recibió a autoridades locales, departamentales y nacionales, entre ellas el Gobernador del Chocó, el Alcalde de Bojayá y dos Representantes a la Cámara por el departamento del Chocó.

Hoy 2 de mayo conmemoramos un aniversario más, con dolor, por la muerte violenta y las heridas de nuestros seres queridos. Nuestro Cristo “reparado” –con nuestros propios esfuerzos- nos acompañará de nuevo para recordar las atrocidades y crímenes que no pueden repetirse. Junto a la no repetición de la guerra esperamos también que, después de 14 años, por fin se reconozcan nuestros derechos, para lograr así la construcción de la paz sostenible en el territorio.

Luego de múltiples y repetidas solicitudes por parte de la comunidad al Estado, este último se comprometió en los últimos tres días a:

1. Realizar el proceso de reparación colectiva e implementar el plan que resulte de la concertación con los cabildos indígenas y las comunidades Afrocolombianas.
2. La Gobernación y Alcaldía se comprometieron a apoyar los espacios para el ejercicio de concertación comunitaria.
3. El Comité por los Derechos de las Víctimas de Bojayá presentó a la asamblea la propuesta para la organización del “lugar de memoria y espacio de construcción y formación para la paz”, que viene siendo apoyada por el Centro Nacional de Memoria Histórica, y que ha sido aprobada por la asamblea. A su vez, el Alcalde y el Gobernador se comprometieron a incluir dicha propuesta en los planes de desarrollo departamental y municipal, de tal manera que se pueda garantizar la implementación de la iniciativa. Solicitamos al Centro Nacional de Memoria que nos siga acompañando en este intento por recuperar la memoria del medio Atrato.
4. La asamblea y el Comité valoran que la Fiscalía y Medicina Legal hayan acogido la solicitud del Comité y la comunidad para realizar la individualización, identificación y entrega de los cuerpos de nuestros seres queridos muertos hace14 años en la masacre. Sin embargo, nos preocupa que no estén garantizados los recursos necesarios y suficientes para lograrlo. Esperamos que la individualización y entrega de nuestros seres queridos se realice con plena coordinación y participación de las familias afectadas.
5. La Gobernación del Chocó anunció la voluntad del Presidente del Banco Agrario de abrir la oficina de esta entidad en Bellavista.
6. La Gobernación se comprometió a apoyar las iniciativas productivas y de mercadeo impulsadas por las comunidades en el marco de una mesa de reactivación económica de la zona, teniendo en cuenta las propuestas de comercio justo y sello social para productos por la paz.
7. La Gobernación y la Alcaldía se comprometieron a impulsar la iniciativa del Comité de realizar una brigada que haga una valoración en salud y un plan de atención permanente e integral, tanto físico como sicológico, y personalizado para los más de un centenar de víctimas lesionadas por la pipeta del 2 de mayo de 2002.
8. Las autoridades competentes, en cabeza del Gobernador del Chocó se comprometieron a garantizar la seguridad en el territorio. Sin embargo, alertamos a la comunidad nacional e internacional sobre la presencia de actores armados ilegales y el auge y reaparición del fenómeno del paramilitarismo en la región, amenazando, extorsionando y generando terror y miedo en las comunidades de los municipios de Bojayá y Vigía del Fuerte. Nos preocupa la presencia de paramilitares en la zona donde todavía se encuentran los miembros de la guerrilla de las FARC. No queremos la repetición de los combates que llevaron a los crueles hechos del 2 de mayo de 2002.

Finalmente, con respecto a los Acuerdos de la Habana, el Comité y la asamblea solicitaron reunirse con el Comité de Testigos, integrado por la Diócesis de Quibdó, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Compas, Danilo Rueda y Jesús Flórez, para valorar con ellos los riesgos en el territorio.

Reiteramos que el acto de reconocimiento de responsabilidad por parte de las FARC no finalizó el día 06 de diciembre de 2015, sino que se abrió un proceso para la reconciliación que exige de las FARC la no repetición de las violaciones a nuestras comunidades.
El Comité y la asamblea reiteraron la necesidad de que las Naciones Unidas continúen acompañando este proceso en Bojayá para lograr la garantía y respeto de nuestros derechos.

Para Mayor información puede contactar al Comité de Víctimas de Bojayá, a través de:
Leyner Palacios 321 6360598
José de la Cruz 3216433025

 

Galería de Imágenes: Guakuko- Red de Comunicación Popular del Chocó

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Dos excelentes crónicas sobre lo acontecido el 6 de diciembre en Bellavista

Recomendamos dos crónicas que relatan lo acontecido el pasado 6 de diciembre en Bellavista, Bojayá.

La primera es la excelente crónica de Paco Gómez Nadal, que con su habitual sensibilidad y afilado y crítico análisis, nos relata lo acontecido en Bellavista durante el acto de “Reconocimiento Temprano de Responsabilidad” protagonizado por las FARC. La crónica, publicada en diagonalperiodico.net, incluye una excelente información de contexto para cualquier público no conocedor de los hechos.

La paz (también) se hace en la guerra

cronica_Bojaya

La segunda crónica recomendada fue publicada por la revista Semana, y al decir del mencionado Gómez Nadal, se trata de “un trabajo honesto con una mirada compleja”.

“Ojalá algún día seamos perdonados”: FARC

cronica2_Bojaya

___________

La imagen que ilustra esta entrada en el home es una foto de Jesús Abad Colorado, e ilustra ambas crónicas.

Pueden acceder a ambas crónicas desde los enlaces correspondientes o haciendo clic en las imágenes, capturas de pantalla de ambos medios, que se incluyen en esta entrada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las víctimas de Bojayá queremos verdad, justicia y reparación

Leiner Palacios, bojayaseño y miembro de la Coordinación Regional del Pacífico, fue uno de los integrantes de la primera delegación de víctimas que acudió a La Habana, en el marco de la Mesa de conversaciones para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera en Colombia en la que participan el Estado colombiano y las FARC-EP.

Leiner era entrevistado justo antes de viajar a la capital cubana por el diario El País de Cali, que publicó la entrevista el pasado 17 de agosto.

Leiner_elpais

Se han seleccionado algunos apartes de esa entrevista (que se puede leer completa en el sitio internet del diario) en los que Leiner expresa:

[Qué piden las víctimas de Bojayá]

Las víctimas de Bojayá queremos verdad, justicia y reparación. Queremos que nos respondan por qué asesinaron a tanta gente, dónde están los desaparecidos, dónde los dejaron. En materia de reparación, esperamos que se mejoren las condiciones de vida de la gente de todo el Chocó. En Bojayá ni siquiera tenemos un médico de tiempo completo ni energía todo el día, cosas tan básicas como esas. Además, continúa la presencia de actores armados ilegales.

[La verdad sobre la masacre]

Sí, por eso nosotros esperamos que este proceso sea de gran aporte para que esa verdad salga a la luz porque la insurgencia, el mismo Estado, y todos los actores armados que tuvieron responsabilidad en la masacre, han intentado ocultar la verdad.

[El perdón]

No estamos preparados, pero sí dispuestos a hacer el ejercicio de perdonar. Aunque es difícil por el dolor que sentimos, sí hay una buena intención.

[El olvido del Estado]

Que recuerde su obligación de garantizar y proteger los derechos de la población de zonas como Bojayá y el Chocó, donde seguimos marginados en educación, salud, vivienda.

_____________

Leiner Palacios en el Conversatorio de conmemoración de los 8 años de la masacre de Bojayá (Bogotá, 23 de septiembre de 2010)

Los habitantes de Bojayá, en asamblea permanente ante ausencia oficial

Texto: Dianne Rodríguez. Fotos: Salomón Echavarría. Más de quinientas personas afros e indígenas del municipio se encuentran hoy en el polideportivo de Bellavista-Bojayá conmemorando la masacre, o crimen de guerra, que padecieron el 2 de mayo de 2002. Han dicho a las autoridades y funcionarios presentes que no se irán hasta que no haya representación con decisión nacional: “la incertidumbre e incumplimientos no admiten soluciones a medias”. En este momento quieren establecer compromisos reales con quienes identifican como interlocutores válidos y con poder decisorio. Consideran que no hay condiciones para realizar la Mesa de Concertación, a donde se lleva el trabajo previo y las propuestas de las comunidades, hasta que no haya representación del Gobierno Nacional.

En la nueva Bellavista hoy no se escuchan de fondo los vallenatos de río, ni el jolgorio propio del espíritu del pueblo; la alcaldía ha decretado 3 días de duelo por la conmemoración de los diez años de la masacre de Bojayá.

El 30 de abril, primer día de duelo, fueron llegando los botes a la cabecera de Bojayá con los delegados de las zonas del municipio, representantes de los cabildos indígenas, de la administración municipal y de varios municipios del Chocó. Se reunieron en la capilla y trabajaron las dos jornadas para unificar las propuestas que llevará el documento que será presentado en la Mesa de Concertación con el gobierno local, regional y nacional. La que han programado para el segundo día de la conmemoración, 1 de mayo.

“Dure lo que dure, cueste lo que cueste, si luchamos como hermanos esta lucha la ganamos” — era uno de los coros que se repetía durante la reunión.

Diez años después, son muchos los aspectos inconclusos de los compromisos adquiridos por el Estado durante el gobierno de Alvaro Uribe, como la interconexión de energía que debió estar lista en el 2008. Basta escuchar el balance de sus pobladores e incluso leer el lema visible en las camisetas del evento—“Bojayá, en camino de la dignidad”—, para entender que el “caso emblemático de reparación” aún tiene cosas que decir.Todavía esperan poder dialogar en la mesa de concertación, donde también esperaban la presencia del Presidente Santos y de algunos ministros invitados. Sin embargo, a las 11 de la mañana de este primero de mayo sólo se encontraban presentes 2 funcionarias de la Unidad de Atención a Victimas y un delegado departamental de la división de victimas del Ministerio del Interior. Se dice que en horas de la tarde arribará la Directora de la unidad de Victimas María Paula Gaviria y el Gobernador del Chocó Luis Gilberto Murillo Urrutia.

Aspectos inaplazables encabezan el documento construido ayer por la comunidad, y que ameritan interlocución, uno de ellos es el mejoramiento de viviendas, programa que dejó por fuera a muchas familias. El déficit de viviendas supera las 2000 familias entre afros indígenas, según afirma el Alcalde Municipal Edilfredo Machado Valencia. Además de lo anterior, en Quibdó permanecen 280 familias que no retornaron y que carecen de vivienda digna, según Delis Palacios, representante Legal de Adom (Asociación de Desplazados Dos de Mayo), quien manifiesta que el gobierno debe reorientar su política de vivienda para que estas familias puedan ser incluidas en los programas y pueda beneficiar a las personas que no pudieron retornar por motivos ajenos a su voluntad.

Muchos son los puntos sin resolver, algunos sobrepasan el territorio municipal, como el dragado de las bocas de rio Atrato, ya que las recurrentes inundaciones dañan los cultivos de pan coger. “Tenemos la paradoja de que cuando el río se inunda daña nuestros cultivos, pero cuando está muy seco no podemos sacar por el rio la producción” dice un poblador.Este último punto, las garantías de sostenibilidad productiva de las víctimas, ha sido uno de los más débiles en este proceso incipiente de reparación.

El ambiente está tenso, y al parecer, si no hay un pronunciamiento de Ministerios y del Presidente Santos las comunidades de Bellavista anticipan que no se devolverán a sus comunidades.

Ante la indiferencia oficial, instan al Gobierno a responder a Bojayá

El Estado colombiano mostró su absoluta indiferencia ante la situación de las víctimas civiles del conflicto armado en el Chocó al no asistir al  Foro “Bojayá, una década” celebrado en Bogotá ayer 27 de abril, en el Museo Nacional. Tan sólo la Unidad de Víctimas se sentó en la mesa con víctimas y organizaciones. Ni la Defensoría del Pueblo, ni diversos ministerios invitados a la cita quisieron participar en un encuentro diseñado para analizar la situación del municipio chocoano 10 años después del crimen de guerra cometido el 2 de mayo de 2002.

Por ello, las organizaciones que convocaron el Foro (Diócesis de Quibdó, Comité Dos de Mayo, la Asociación Dos de Mayo, la Fundación Universitaria Claretiana y Human Rights Everywhere) instan a los altos funcionarios de Gobierno a viajar a Bellavista (cabecera del municipio de Bojayá) estos 1 y 2 de mayo para participar con propuestas concretas en la Mesa de Concertación convocada por las comunidades.

Tal y como se señaló en el Foro Bojayá, una década, Bojayá sigue esperando 10 años después de la masacre una restitución integral de sus derechos y un proceso de justicia que haga efectivas las sentencias y determine no sólo los responsables materiales del crimen de guerra sino las perversas conexiones entre política, economía y violencia armada que propiciaron el crimen de guerra y que siguen azotando a las comunidades del río Atrato.

El Comité 2 de Mayo de víctimas de Bojayá recordó ayer que hoy todavía hay casi 2.500 desplazados de la comunidad que no han regresado a casa, llamó la atención sobre los graves las secuelas físicas y psicológicas que han modificado la vida en estas comunidades para siempre, y alertó sobre el nuevo perfil del conflicto y las amenazas que éste supone para la vida de las personas. “Las víctimas no somos el problema, somos parte de la solución, somos parte de la construcción de un país incluyente y respetuoso con los derechos individuales y colectivos”, dijo en el Foro Herlyn Palacios, del Comité 2 de Mayo.

En El Foro Bojayá, una década, la Unidad de Víctimas del Gobierno Nacional habló de un proceso innovador y prioritario para la “restitución colectiva” en Bojayá, pero no especificó el cómo ni el cuándo. 10 años después, tal y como señaló en el Foro la Diócesis de Quibdó, “las comunidades siguen siendo militarizadas, sufriendo los estragos del desplazamiento forzado, confinadas, con serios problemas alimentarios y riesgo permanente de nuevos desplazamientos, sin empleo, sin acceso a educación de calidad, sin estructuras ni acceso a la salud…”.

Por esa razón, además de participar en los actos de conmemoración y hacerse la foto de rigor, las autoridades están obligadas a responder con seriedad y respeto a los reclamos de las víctimas y, en general, al grito de justicia del Atrato.

 

Firman:

Diócesis de Quibdó

Fundación Universitaria Claretiana

Human Rights Everywhere

Conozca las deudas que el Estado tiene con Bojayá

Algo quedó claro en el Foro Bojayá, una década celebrado este 27 de abril en Bogotá: no ha existido una reparación integral para las comunidades de Bojayá en estos 10 años transcurridos desde el crimen de guerra del 2 de mayo de 2002.

Las asociaciones de víctimas y las comunidades están cansadas de las promesas falseadas y de las mentiras camufladas. Inversiones parciales, militarización, confinamiento… A pesar de ello, esta semana Bojayá hace un nuevo intento de negociación con el Estado y ha convocado a las instituciones a participar en la Mesa de Concertación del 1 de mayo en la comunidad de Bellavista, cabecera municipal de Bojayá.

Frente a las promesas generales del Gobierno, expresadas en el Foro por la Unidad de Víctimas, las Comunidades quieren recordarle a las instituciones algunos de los compromisos adquiridos y muchos de los incumplimientos.

Acá puede ver el listado completo por institución y temas. La restitución integral de los derechos de las y los pobladores de Bojayá pasan por temas como la interconexión eléctrica del Medio Atrato, la construcción de un hospital de primer nivel en Bellavista (comprometida desde 2004), la construcción de carreteras y el dragado de las bocas de varios ríos, el plan productivo, finalización de las obras pendientes en Bellavista, inversión educativa, la inversión en monumentos y en la reconstrucción del tejido social…

Como verán en el listado, es mucho lo que le falta por hacer el Estado que ahora dice querer restituir los derechos colectivos de un pueblo que ya ha dicho en muchas ocasiones qué quiere y cómo debe hacerse.

En este documento se compromete a 12 instituciones por parte de las siguientes organizaciones de Bojayá y del Medio Atrato: COMITÉ 2 DE MAYO, ADOM, AJUAP, COCOMACIA, LOS PALENKES, GUAYACAN, AMUCIB y CABILDOS INDIGENAS.